"Las anécdotas son el verdadero souvenir" - eleconomistaamerica.com.br

"Las anécdotas son el verdadero souvenir"

Vicente Varó - 13:40 - 26/07/2006
    José Ramón Iturriaga, gestor del fondo de inversión Okawango, a la izquierda con su primo Borja Higuero

    Acostumbrado a vivir pendiente de los gráficos de bolsa, este gestor también dedica sus vacaciones a protagonizar subidas y bajadas... pero en la montaña.

    P: ¿Por qué ese destino?

    R: Los culpables de mi afición a la montaña son mis primos Higuero. Desde que me llevaron la primera vez hace unos años al Altai, en Mongolia, he repetido todos los años. Deberían advertirlo: la montaña crea adicción. Volvería sin dudarlo a todos los sitios en los que he estado, como Mongolia, Kazajastan, China, Azerbayan.... Todos los viajes han sido una aventura. Elijo el del año pasado, nuestra segunda excursión al Cáucaso. Ni qué decir tiene que allí no hay pantallas de cotizaciones ni brokers ni móviles, y se agradece.

    P: ¿Cómo le fue?

    R: Muy bien. En la foto estoy con mi primo Borja Higuero y creo que nuestra cara lo dice todo. Entorno excepcional en gran compañía son los ingredientes perfectos para pasarlo en grande. En cualquier caso, no es champán y rosas. Hay veces que en la montaña pasas por momentos complicados, pero también te llena de satisfacción ser capaz de superarlos.

    P: ¿Algo inolvidable?

    R: Ascender a cuerdas de más de 3.000 metros, en el caso del Cáucaso. Es un mar de montañas que transmite sensaciones increíbles.

    P: Recomendaciones

    R: Estar en forma marca la diferencia entre disfrutar o pasarlo mal. Y en la montaña se puede llegar a pasarlo muy mal.

    P: Un souvenir

    R: Las anécdotas de un viaje de estas características quedan ahí para siempre y constituyen el verdadero souvenir.


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Liga Brasileña 2013-14

    El Ibex 35 logró <b>mantener el tipo</b> arañando al cierre un 0,20%
    Raores, el bocado más exquisito del mar